martes, 23 de diciembre de 2008


EL TIEMPO ES COMO UNO DE ESOS ABOMINABLES APARATOS DE FERIA: CREES QUE PAGAS PARA DIVERTIRTE Y ACABAS VOMITANDO EN LA FALDA DE TU MADRE.